Mercedes-Benz

Mercedes-Benz: conducción autónoma condicionada

12.08.2022

Mercedes-Benz: conducción autónoma condicionada
El sistema para la conducción autónoma condicionada DRIVE PILOT ya está disponible en Alemania para el Mercedes-Benz Clase S y el Mercedes-Benz EQS. 
Esta es una pequeña gran revolución que permite a los usuarios delegar la conducción por ejemplo en situaciones de tráfico denso en los tramos adecuados de autopista. De esta forma pueden relajarse o trabajar mientras DRIVE PILOT se encarga de todo, a velocidades de hasta 60 km/h.
El sistema controla la velocidad y la distancia, guía el vehículo dentro de su carril, y analiza el perfil de la ruta y las señales. También es capaz de gestionar de forma autónoma ante situaciones de tráfico inesperadas, por ejemplo mediante maniobras evasivas o frenado de emergencia.
El sistema de Mercedes-Benz para la conducción autónoma condicionada (SAE-Level 3) se basa en la tecnología de detección del vehículo del paquete de asistencia a la conducción y añade unos sensores adicionales: radar, LiDAR, cámaras, sensores de ultrasonidos y de humedad.
Redundancia para una conducción autónoma segura
El sistema de conducción autónoma de nivel 3 SAE requiere gestionar con seguridad cualquier avería, por improbable que ésta sea. En cualquier situación el vehículo sigue siendo manejable gracias a su diseño de sistema redundante, con el que DRIVE PILOT transfiere el control del vehículo de forma segura al conductor
Si el conductor no atiende la petición de relevo en un tiempo máximo de diez segundos, por ejemplo debido a una emergencia médica, el sistema inicia una parada de emergencia segura tanto para el vehículo como para el resto del tráfico.
La arquitectura redundante incluye el sistema de frenos, la dirección, la fuente de alimentación, la tecnología de sensores, la batería, el motor de la dirección, los sensores de velocidad de las ruedas y los distintos algoritmos utilizados por el sistema para calcular los datos.
Ubicado al centímetro
DRIVE PILOT determina la posición exacta del vehículo mediante un sistema de posicionamiento de alta precisión. Donde un GPS trabaja con un margen de metros, DRIVE PILOT lo hace con centímetros.
Además de los datos anónimos recogidos por los sensores LiDAR, de cámara, de radar y de ultrasonido, un mapa digital HD proporciona una imagen tridimensional con información sobre la geometría de la carretera, las características de la ruta, las señales de tráfico e incidencias como accidentes u obras en la carretera.
Los datos cartográficos se almacenan y se actualizan constantemente.
Alemania, pionera de la conducción autónoma
Alemania fue el primer país en crear una base legal para el uso de sistemas de conducción autónoma de nivel 3. La normativa de homologación técnica con la que se puede certificar un sistema de este tipo entró en vigor a principios de 2021.
Mercedes-Benz ha aprovechado esta oportunidad para convertirse en el primer fabricante del mundo que cumple los exigentes requisitos legales del Reglamento nº 157 de la ONU para un sistema de conducción autónoma de nivel 3.